En la última década, los envases biodegradables se han convertido en una alternativa viable a los plásticos. Los materiales biodegradables están hechos de biopolímeros, que son polímeros hechos de moléculas naturales. A menudo se utilizan junto con recipientes de metal para ayudar a sellar productos perecederos, como alimentos y cosméticos. Cuando se usan con recipientes de metal, generalmente se encuentran en forma de películas, recubrimientos y bolsas.

indices-of-primary-commodity-prices-1998to2008

El uso de productos plásticos se ha disparado en los últimos 20 años. Este aumento en el uso de plástico ha contribuido al alza del precio del petróleo, que ahora ha superado el precio de los alimentos y los productos agrícolas crudos. El aumento del precio del petróleo ha empujado a más productores a utilizar materiales biodegradables en los envases, ya que están hechos con materias primas más baratas [1]. Estas formas de empaque biodegradables generalmente se ven como una mejora positiva sobre sus alternativas plásticas. Aunque este es el caso, los materiales biodegradables tienen efectos tanto positivos como negativos en la salud del medio ambiente y los seres humanos.

Salud ambiental

Los efectos ambientales de un producto en el medio ambiente se determinan a través de un Análisis del ciclo de vida (LCA). Esto analiza todos los efectos de un producto desde su producción hasta que se descompone por completo [1]. Los polímeros biodegradables son mejores para el medio ambiente que los plásticos en casi todos los aspectos. Requieren un menor uso de combustibles fósiles, producen menos aguas residuales, crean menos contaminación del aire y causan menos daños a las funciones de los ecosistemas naturales. Uno de los principales problemas con la producción de plástico es la cantidad de energía requerida en su producción, lo que lleva a la liberación de gases de efecto invernadero y al calentamiento global. Se ha demostrado que la producción de polímeros biodegradables requiere significativamente menos energía que los plásticos, con un rango de 25-54 MJ / Kg de energía en comparación con 77-81 MJ / Kg para plásticos [1] [2] [3].

Polymer-Energy-chart

A pesar de que los polímeros biodegradables son mucho mejores para el medio ambiente que los plásticos, todavía tienen sus propios efectos negativos. El proceso de producción requiere energía de combustibles fósiles, que exacerba el cambio climático. Adicionalmente, el uso excesivo de productos agrícolas para biopolímeros puede poner énfasis en los ecosistemas naturales al presionar por un sistema de monocultivo. Esto puede llevar a una disminución de la fertilidad del suelo en una región, reduciendo el rendimiento de los productos agrícolas. Por último, a medida que aumente la cantidad de envases biodegradables, aumentará la demanda de los productos agrícolas utilizados en su producción [1] [4]. Esta demanda tendrá que ser satisfecha por el aumento de los cultivos agrícolas, lo que requiere que más tierras naturales se conviertan en agricultura, y que se alteren los ecocistemas naturales.

La salud humana

Los efectos de los biopolímeros en la salud humana aún se están investigando, pero se han observado algunas tendencias. Se ha demostrado que los biopolímeros hechos de cadenas de carbono no tienen ningún efecto negativo directo sobre la salud de los seres humanos o los animales terrestres. Para la vida acuática se ha demostrado que reducen la absorción de oxígeno por las branquias. En general, los biopolímeros se descomponen en productos relativamente benignos que causan problemas directos de salud mínimos.

La mayoría de los efectos negativos para la salud de los biopolímeros son secundarios. Al igual que con cualquier forma de producción que libera gases de efecto invernadero, la producción de biopolímeros crea humo, que puede causar problemas respiratorios como el asma. Además, la mayor demanda de productos agrícolas empujará a los agricultores a usar más fertilizantes, que se ha demostrado que conducen al cáncer y otras enfermedades dañinas. Los fertilizantes son ingeridos por los trabajadores que los usan, los consumidores los consumen y consumen agua contaminada [8].

La producción de biopolímeros y plásticos tiene efectos negativos para la salud asociados con el uso de combustibles fósiles, pero los biopolímeros se encuentran en un grado mucho menor. Los plásticos utilizan sustancialmente más combustibles fósiles que la cantidad utilizada con biopolímeros. Menos gases de efecto invernadero significa menos enfermedades crónicas, como cánceres y desnutrición [7]. Actualmente, el 12% de la población mundial está desnutrida y el cambio climático ha estado agravando el problema. Además, la malnutrición infantil severa que causa el desgaste ha aumentado a un ritmo alarmante, como en el sur de Asia, donde casi el 17% de todos los niños menores de 5 años están afectados [6].

percentage-of-children-under-5-who-are-wasted-by-region

Los biopolímeros se descomponen en polímeros naturales, a diferencia de los plásticos. Los plásticos pueden tardar cientos de años en descomponerse completamente y, a menudo, liberar compuestos tóxicos en el proceso. Se ha demostrado que las toxinas del plástico matan las bacterias útiles encontradas en los ambientes y la bioacumulación en peces [9]. Los biopolímeros forman moléculas naturales que se encuentran comúnmente en la naturaleza. No liberan toxinas y se asimilan fácilmente a los ecosistemas naturales [4].

Los biopolímeros y los envases biodegradables tienen una amplia gama de efectos negativos y positivos. Como alternativa común a los envases de plástico, tienen una huella de carbono mucho menor. Además, tienen efectos de salud mínimos en general y no conducen directamente a ningún problema de salud para los seres humanos. Dicho esto, su producción todavía utiliza combustibles fósiles para obtener energía y promueve el uso de fertilizantes y pesticidas dañinos. Se acepta ampliamente que los envases biodegradables, especialmente cuando se usan junto con otras formas de envases metálicos, son una buena alternativa al plástico.

Obtenga más información sobre envases sostenibles.

New Call-to-action

References

  • [1] Cruz-Romero, Malco. “Crop-Based Biodegradable Packaging and Its Environmental Implications.” CAB Reviews: Perspectives in Agriculture, Veterinary Science, Nutrition and Natural Resources, vol. 3, no. 074
  • [2] "BP Statistical Review of World Energy 2010," British Petroleum, 2010.
  • [3] Boustead, I. Eco-Profiles Of The European Plastics Industry (HDPE). Plasticseurope, 2005, http://www.inference.org.uk/sustainable/LCA/elcd/external_docs/hdpe_311147f2-fabd-11da-974d-0800200c9a66.pdf.
  • [4] Gross, Richard, and Bhanu Kalra. "Biodegradable Polymers for The Environment". Science, vol 297, 2002, Accessed 14 Oct 2018.
  • [5] Marambio-Jones, C. & Hoek, E.M.V. ”Nanomaterials and Potential Implications for Human Health and the Environment”. J Nanopart Res (2010) 12: 1531.
  • [6] "Malnutrition - UNICEF DATA". UNICEF, 2018, https://data.unicef.org/topic/nutrition/malnutrition/.
  • [7] Luber, George, and Natasha Prudent. "Climate Change And Human Health". Trans Am Climatological Association, vol 120, 2009, pp. 113-117.
  • [8] Weisenburger, Dennis. "Human Health Effects Of Agrichemical Use". Human Pathology, vol 24, no. 6, 1993, pp. 571-576.
  • [9] Flint, Shelby et al. "Bisphenol A Exposure, Effects, And Policy". Journal Of Environmental Managament, vol 104, 2012, pp. 19-34.

Topics: Sustainability ES, Biodegradable Packaging ES