Cada vez más productores y fabricantes en busca de envases ecológicos están utilizando aluminio, ya que es uno de los metales más reciclados. El 75% del aluminio que se ha extraído hasta ahora todavía está en uso. Por lo tanto, encaja bien con las ambiciones europeas de avanzar hacia una economía circular. En este contexto, es importante averiguar hasta qué punto los recubrimientos de aluminio impactan su imagen ecológica.


Aluminio como material de embalaje

El aluminio es un excelente material de embalaje, que proporciona una barrera contra el aire, la luz, la temperatura, la humedad, los microorganismos y el olor. Es de sabor neutro y puede contener componentes volátiles y aroma. Es ligero en peso y es completamente reciclable. El 11% de todo el aluminio producido se utiliza para el embalaje, de los cuales, el 8% es para cosméticos.

Aluminium packaging in Germany  (Image Credits- GDA)

Embalajes de aluminio en Alemania en% (Créditos de imagen: GDA)


No todos los recipientes de aluminio están recubiertos

La película de óxido que forma el aluminio con el aire actúa como una capa protectora que hace que el aluminio y sus aleaciones sean resistentes a la corrosión. Sin embargo, el aluminio puede ser atacado por sustancias ácidas diluidas y azufre, mientras que altas concentraciones de sales dan como resultado la migración. Por lo tanto, el aluminio suele estar recubierto para evitar la migración en ambas direcciones.

Se puede usar sin ningún tipo de revestimiento si el contenido es neutro en pH. Por lo tanto, también se utiliza aluminio sin revestimientos, especialmente en el caso de aceites.


¿Por qué el empaque de aluminio está recubierto para cosméticos?

Solo una pequeña cantidad de aluminio puede ingresar al cuerpo a través del contacto cutáneo, según la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, EE. UU. Sin embargo, dado que existe la posibilidad de que, en contacto con la piel humana, pueda provocar estrés oxidativo, es recomendable que los paquetes de aluminio para cosméticos se recubran. También se informa que el aluminio está relacionado con varios problemas de salud cuando se acumula con el tiempo a través de la exposición repetida.

Por otro lado, el aluminio es difícil de evitar, ya que es el tercer elemento más abundante en la tierra según Scientific American. Sin embargo, con el objetivo de mantener los mejores estándares de calidad para los consumidores, las latas de aluminio, latas, tubos y aerosoles están recubiertos.

Revestimientos para aluminio

Las capas se aplican en forma fundida, una solución o como dispersión. El recubrimiento utilizado suele ser de polímeros plásticos. El tipo y la cantidad de recubrimientos dependen del producto que se debe empaquetar.

Los recubrimientos pueden aplicarse al aluminio una vez que las diferentes formas como latas, tubos, etc. estén listas. Antes de la formación del recipiente, la laminación es el procedimiento utilizado para aplicar la capa protectora.

Laminación: el metal está laminado/extruido con termoplástico, hecho de películas de polipropileno, tereftalato de polietileno, poliamida (nailon) o una combinación de polipropileno/nailon.

Recubrimiento: en el caso del recubrimiento, se utilizan diferentes materiales para diferentes contenedores según la flexibilidad del paquete, pero generalmente tienen un grosor de solo 1 a 10 μm (micras).

  • Las latas de aerosol utilizan una capa base de epoxi fenol y una capa superior de vinilo.

  • Las latas de tres piezas están recubiertas con epoxi-anhídrido.

  • Los recubrimientos de tubos son normalmente fenoles epoxi, organosol o poliésteres (por ejemplo, DE5449-4).

  • Los recubrimientos de las tapas son principalmente poliacrílicos, polimetacrilicos, copolímeros de cloruro de polivinilo o poliolefina.

Las resinas epoxi contienen BPA, sin embargo, después de que se descubrieron sus efectos adversos en la salud humana, se realizó un esfuerzo concertado para producir resinas epoxi sin BPA. De acuerdo con las directivas de la UE, el BPA de los barnices y recubrimientos aplicados al empaque no debe exceder un límite de migración específico de 0,05 mg de BPA por kg de alimento (mg / kg).

En general, aunque los recubrimientos y barnices no están regulados por la Unión Europea, las sustancias de contacto deben cumplir con el Reglamento de la Unión Europea (CE) nº 1935/2004.

Reciclaje de contenedores mixtos de aluminio

El aluminio es reciclable, aunque se clasifica como "residuos difíciles de reciclar", después de ser mezclado con recubrimientos plásticos. Hay muchos métodos que pueden separar y reciclar los dos tipos de materiales. La pirólisis es la más rentable y se utiliza en gran medida. Puede quemar los recubrimientos plásticos, dejando atrás el empaque de aluminio, que luego puede fundirse para producir aluminio secundario. El método que está ganando tracción es el tratamiento termoquímico, ya que reduce la emisión de monóxido de carbono y dióxido de carbono que se libera cuando los residuos de plástico se queman a través de la combustión y la gasificación. La pirólisis logra recuperar el 99% del aluminio sin apenas impurezas. El metal extraído es 99.9% puro. Este sistema de reciclaje produce el metal utilizando solo el 5% de la energía necesaria para fabricar aluminio primario. Además, el propio plástico se degrada a sus monómeros constituyentes, dando aceite, lo que ayuda a recuperar una parte del mismo que luego se reutiliza.

El aluminio sigue siendo un recurso vital

Con niveles crecientes de recolección y un mejor reciclaje de los residuos mezclados, el aluminio, incluso con los recubrimientos, puede mantener su atractivo como material de embalaje respetuoso con el medio ambiente.

New Call-to-action

Topics: metal packaging ES, Cosmético, Private Label Cosmetics ES