La industria del envasado de alimentos ha pasado por muchos cambios desde el surgimiento de los primeros empaques de metal. La industrialización fue la fuerza impulsora detrás del metal, siendo una elección temprana del material para la comercialización masiva de productos alimenticios. Estos son los puntos clave de la historia desde la revolución industrial que condujo al estado actual de la creciente demanda de envases hechos con aluminio y otros metales.

Los primeros métodos de embalaje industrial

Después de las revoluciones estadounidense y francesa, comenzaron a surgir métodos modernos de embalaje. El siglo XIX experimentó rápidos avances en la maquinaria de fábrica que aceleró los procesos de embalaje. A principios de dicho siglo, los recipientes comerciales de alimentos estaban hechos de materiales tales como cerámica, vidrio y hierro estañado. La primera fábrica de conservas comercial se lanzó en Inglaterra en 1813. Los alimentos que se conservaban en esta época incluían ostras, carnes, frutas y verduras.

Las latas de estaño decoradas comenzaron a generalizarse en la década de 1830 con galletas y pasteles. La patente de la primera máquina para sellar extremos de latas cilíndricas se otorgó a Allan Taylor en 1847, ya que otros procesos nuevos ayudaron a acelerar la producción. Once años después, el inventor estadounidense Ezra J. Warner ganó una patente para el abrelatas, que se convirtió en algo común para el personal militar de los Estados Unidos durante la Guerra Civil.

En 1875, la lata cónica apareció por primera vez y fue ampliamente adoptada para enlatar carne enlatada y sardinas. Como una multitud de inventos modernos comenzaron a aparecer en la década de 1880, esta era marcó el comienzo de la primera máquina automática para hacer latas. Uno de los desarrollos de embalaje más singulares del siglo se produjo en 1899 con la patente de aerosoles, otorgada al equipo de Helbling y Petsch. Los aerosoles permiten que los contenidos líquidos o gaseosos se mantengan bajo presión en un recipiente y luego se rocíen como una niebla fina. Una versión más contemporánea de las latas de aerosol se introdujo unas décadas más tarde.

Uno de los impulsores clave que revolucionó la industria de envasado de carne en los Estados Unidos fue la popular novela de 1905 “La Jungla”, del periodista de investigación Upton Sinclair. Aunque era una novela de ficción, el libro exponía y creaba conciencia sobre las condiciones insalubres en las instalaciones de empaque de carne y la contaminación de los alimentos en los Estados Unidos, lo que llevó a la Ley de Inspección de Carnes y luego a la Ley de Alimentos y Medicamentos Puros. Esta legislación finalmente engendró la formación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.

Embalaje de metal del siglo XX

A comienzos de 1900, los nuevos inventos surgieron aún más, a medida que una sociedad contemporánea basada en el consumidor comenzaba a tomar forma. El enlatado de atún comenzó en 1909 en la costa oeste de los Estados Unidos. En 1914 comenzaron a utilizarse hornos continuos para secar la tinta en paquetes de hojalata. Bayer introdujo latas de bolsillo para aspirinas en 1917. Ese mismo año marcó el comienzo de las latas de café con aperturas claves. Aquí hubo otros desarrollos importantes de envases para alimentos del siglo 20 antes de la Segunda Guerra Mundial:

  • 1926 - El spam (carne enlatada) hace su debut.
  • 1931 - Fue patentado el primer abrelatas eléctrico
  • 1935 - Krueger comercializa la primera lata de cerveza.

Inmediatamente después de la guerra, las primeras latas de aerosol se comercializaron a gran escala en 1945. En los años cincuenta, cuando el mundo entró en la era de la Guerra Fría, los fabricantes de latas de metal analizaron los contenedores para ver si podían sobrevivir a una explosión nuclear y aún proporcionar alimentos seguros. Los resultados fueron positivos. Luego, en 1957, las latas de metal se volvieron aún más duraderas cuando se introdujo el aluminio en la fabricación de latas de metal. La primera lata de cerveza de aluminio apareció unos años más tarde. Luego vino la primera lata de bebida con una anilla para destapar en 1962.

La edad de la sostenabilidad

Download Ebook 2

El lanzamiento del Día de la Tierra en 1970 inició una nueva era que inspiró el reciclaje de latas de metal. Los fabricantes de latas comenzaron a prestar más atención a los principios de sostenibilidad, ya que comenzaron a enfatizar menos materiales para hacer latas más livianas. A mediados de los años ochenta, las latas de aluminio eran el contenedor dominante para el mercado de bebidas. El aluminio es uno de los materiales más sostenibles de todos los metales, ya que es lo suficientemente resistente como para mantener una vida útil prolongada y se puede reciclar infinitamente sin degradar la calidad.

Otro ejemplo de cómo las metas de sostenibilidad inspiraron conceptos innovadores para el empaque de metal fue la introducción del anillo retenido en los envases de bebidas en 1989. Al mantener el anillo en la lata, en lugar de romperlo, redujo el desperdicio y mantuvo el material de aluminio intacto. A medida que más metal se dirigía hacia el reciclaje. A lo largo de la década de los noventa, los fondos de las latas se redujeron con menos tamaño de circunferencia para lograr un empaque aún más eficiente y sostenible.

Conclusión

La industria del envasado de alimentos ha usado varios materiales durante el siglo pasado, pero metales como el aluminio y la hojalata han ganado el favor más generalizado debido a su resistencia y sostenibilidad confiables. La historia muestra que las latas de metal tienen más sentido para el almacenamiento de alimentos a largo plazo.

New Call-to-action

Topics: metal packaging ES, Embalaje de caviar, Confitería De Galletas, Farmacéutico, Cosmético, Café Con Té Y Especias, Private Label Cosmetics ES